El hecho sucedió en el Parque Nacional Virunga de la República Democrático del Congo; uno de los cuidadores de estos primates, Mathieu Shamavu, es el autor de tan insólita foto que ha desquiciado las redes sociales.

Ambos cuidadores llevan conviviendo con las gorilas varios años (Fotos: Mathieu Shamavu)

Explicó que estaba mirando su celular cuando notó que las gorilas huérfanas, Ndakazi y Ndeze, estaban imitando sus movimientos, así que las llamó por sus nombres, ellas miraron al teléfono y se tomó la foto.

En sus cuentas de redes sociales, tanto el cuidador como el parque subieron varias fotos, aunque la que causó conmoción es la imagen en la que él aparece en primer plano y las dos gorilas, paradas en dos patas y erguidas, atrás y viendo hacia el teléfono.

De acuerdo con los guardabosques del santuario, Ndakazi y Ndeze quedaron huérfanas hace 12 años cuando sus familias fueron asesinadas por cazadores furtivos.

Fueron las primeras huérfanas en el centro, que de acuerdo con la administración del parque Virunga, es el único sitio en el mundo dedicado al cuidado de gorilas de montaña huérfanos.

La administración del parque aprovechó el suceso para subir un mensaje mediante el que certifica que la foto es real.

“Es posible que recientemente hayas visto la increíble selfie de los cuidadores Mathieu y Patrick con las gorilas huérfanas Ndakazi y Ndeze en el centro de Senkwekwe en el Parque Nacional Virunga”, se apunta en el mensaje.

“Hemos recibido docenas de mensajes sobre la foto. ¡sí, es real! ¡Las gorilas siempre están actuando descaradamente, así que esta fue la foto perfecta de sus verdaderas personalidades!”

Se explica que tampoco es sorprendente “ver a estas niñas en sus dos pies, ya que la mayoría de los primates se sienten cómodos caminando erguidos (bipedalismo) durante breves periodos de tiempo”.

Después de estos detalles, se llama a los lectores a visitar la página oficial del parque y a aportar para su sostenimiento (virunga.org/dónate).

“Queremos enfatizar que estos gorilas están en un santuario cerrado para huérfanos en los que han vivido desde la infancia. Los cuidadores de Senkwekwe tienen mucho cuidado de no poner en peligro la salud de los gorilas. Estas son circunstancias excepcionales en las que se tomó la foto. Nunca está permitido acercarse a un gorila en la naturaleza” (Texto: Redacción / Fotos: Mathieu Shamavu).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *