Su reproducción podría verse afectada, pues la temperatura define su sexo: por debajo de los 28 grados se producen machos, y arriba de los 29 grados, hembras. “Las altas temperaturas parecen provocar un sesgo hacia la producción de más hembras”, afirmó Raquel Briseño Dueñas, del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICML) de la UNAM.

Las tortugas son monitoreadas para conocer más sobre su comportamiento y los efectos del cambio climático en ellas (FOTOS: UNAM)

El cambio climático, junto con la pesca incidental, el saqueo de nidos, la destrucción y contaminación de su hábitat, así como el incremento en el nivel del mar, son las principales amenazas para estos animales, dijo la coordinadora del Banco de Información de Tortugas Marinas (Bitmar) de esa entidad universitaria.

El Bitmar investiga el impacto del incremento de la temperatura en el desarrollo de embriones de los quelonios, para lo cual ha instalado sensores térmicos en playa Las Cabras, en el municipio de Escuinapa de Hidalgo, Sinaloa. “Hemos tenido que reubicar las nidadas, pues en meses de mayor anidación tenemos temperaturas que son letales”, dijo.

En el campamento tortuguero Fonatur-Sinaloa también se aplican marcadores satelitales a especímenes adultos, pues mediante telemetría es posible conocer los lugares a donde migran después de que se reproducen y anidan sus huevos.

Queremos saber si la migración es selectiva por género, o si hembras y machos concurren a los mismos sitios”, expuso Briseño.

Las tortugas ocupan diferentes entornos, por lo que es necesario cuidar tanto las playas como los hábitats marino-costeros.

La especialista indicó que las tortugas quedan atrapadas en redes o palangres usados para la pesca de otras especies, pero también son capturadas de manera ilegal. “Se debe hacer conciencia entre los pescadores para que entiendan que si no respetan vedas y épocas de reproducción, acabarán con las especies”.

En México existen seis de las siete especies de tortugas marinas existentes en el mundo. Las laúd (Dermochelys coriácea) y carey (Eretmochelys imbricata) son las más vulnerables y requieren ser una prioridad.

Nuestro país participa en iniciativas a nivel continental para su preservación. “Tiene la obligación de informar la condición de las poblaciones de tortugas, las acciones que realiza para disminuir sus amenazas y las medidas para su recuperación, pues ha suscrito acuerdos internacionales como la Convención Interamericana para la Protección y Conservación de las Tortugas Marinas, y la Convención sobre la Diversidad Biológica, entre otras.

Mención honorífica por esfuerzos de conservación

Por su labor de más de cuatro décadas para preservar las tortugas marinas, Raquel Briseño Dueñas obtuvo mención honorífica del Premio Nacional de la Conservación 2019, en la categoría de Área Académica e Investigación, que otorga la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Texto: Redacción / Fotos: UNAM).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *