Estado de México, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Nuevo León, Puebla, Querétaro, y Tlaxcala enfrentan la escasez de combustible pues los ductos de Petróleos Mexicanos han sido cerrados. Ante esta situación, el presidente de México, Andrés Manuel López, pidió paciencia a la ciudadanía.

Las estaciones de servicio quedaron desiertas ante la falta de producto para vender (Fotos: Lety Bravo)

En Hidalgo y Tlaxcala solo se suministra de manera racionalizada, aunque en Querétaro pareciera ser que se registra la mayor problemática de todo México.

El Presidente de la Asociación de Estaciones de Servicio en Querétaro, Enrique Arroyo, dijo que del sábado anterior a la fecha, se ha incrementado el número de estaciones de servicio que están dejando de brindar el servicio.

“Ayer (jueves) en un recorrido que realizamos, logramos contabilizar 42 estaciones, más las 26 que ya teníamos identificadas, prácticamente nos dan el número cerrado 70 estaciones que no tienen ahorita combustible”, dijo en entrevista.

Consideró que el desabasto de combustible es consecuencia de la estrategia de seguridad nacional que está aplicando el nuevo gobierno federal para evitar el robo de combustible a través de tomas ilícitas.

Y efectivamente, el gobierno federal cambió su estrategia de distribución para combatir el “huachicoleo”, lo que incluye cerrar temporalmente algunos ductos y privilegiar el traslado por carretera.

Esta estrategia ha permitido reducir de 580 a 36 la cifra de pipas robadas cada día, aseguró el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien pidió a los ciudadanos “comprensión y apoyo” y también llamó a las empresas que compraban combustible robado a que “se porten bien”.

Enrique Arroyo discrepó de esta estrategia y dijo que “cerrar los ductos no es la mejor alternativa para combatir el robo. Creemos que puede ser a través de mayor vigilancia en las zonas que está mayormente identificado este problema para no afectar a miles de usuarios”.

El líder de los distribuidores de combustible en Querétaro consideró que  “debería de haber mayor tacto, mayor sensibilidad en el impacto que causa el cerrarlos de esta manera, no sólo a  Querétaro, estamos hablando de que es la zona centro del país donde más se concentra este tema del robo de hidrocarburos”.

La paraestatal ha informado a través de Twitter que no se trata de un desabasto sino de un problema en la distribución, situación ante la que ya realiza maniobras pertinentes (Texto: Redacción / Fotos: Lety Bravo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *