Un día después de que Evo Morales renunciara a la presidencia de Bolivia, fue aceptado por México para ser beneficiario del asilo político que solicitó en el transcurso de la mañana de este lunes.

El canciller de México, Marcelo Ebrard Casaubom (Fotos: Twitter)

Mediante un video, Morales –quien llevaba 14 años al frente del gobierno boliviano- informó a la población de ese país sudamericano, su determinación de renunciar al cargo para evitar que la violencia se apoderara de su territorio.

En Bolivia se suscitó una fuerte oleada de protestas ciudadanas, encabezadas por la oposición a Morales, a quien acusaron de haber incurrido en fraude electoral para perpetuarse en el poder.

Los comicios presidenciales se realizaron en octubre pasado y desde entonces las protestas no han parado. Este domingo las manifestaciones se incrementaron; la histórica Central Obrera Boliviana así como la policía y el ejército, se sumaron a las mismas y exigieron a Evo Morales que dejara el cargo.

Apenas el viernes, la Organización de los Estados Americanos (OEA) que participó como observadora del proceso electoral, concluyó que hubo diversidad de irregularidades y que por eso debía realizarse una nueva elección.

Morales se negó a acatar la petición, aunque después cambió de parecer luego de que el general William Kaliman Romero le solicitara su renuncia.

Junto con Morales también renunciaron a sus cargos el vicepresidente Álvaro García Linera, así como la presidenta y los dos primeros vicepresidentes del Senado. La sucesión le correspondería a la opositora Jeanine Añez, la tercera vicepresidenta del Senado. 

Hoy por la mañana, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard confirmó que el ex presidente de Bolivia aceptó solicitar asilo político a nuestro país.

“Les informo que hace unos momentos recibí una llamada del presidente Evo Morales, mediante la cual respondió a nuestra invitación y solicitó verbal y formalmente asilo político en nuestro país”.

Ebrard agregó que, en consecuencia, se decidió conceder asilo político a Evo Morales, “por razones humanitarias y en virtud de la situación de urgencia que enfrenta en Bolivia, en donde su vida e integridad corren riesgo”. 

Marcelo Ebrad agregó comentarios en lo que se entendió como la postura oficial del gobierno de México: “Latinoamérica ha sido testigo de lamentables y violentos acontecimientos en los que el orden constitucional se rompe y autoridades democráticamente electas se ven obligadas a abandonar todo para proteger su vida y su seguridad” (Texto: Redacción / Fotos: Twitter).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *