El moderno automóvil, que pesa solo 695 kilos y alcanza una velocidad de hasta 245 kilómetros sobre hora, se producto con la participación de técnicos mexicanos, pues poco más de la mitad de los 45 que laboran en sus instalaciones, son de nuestro país.

Su potente motor y su carrocería, hecha de fibra de vidrio, le permite alcanzar una velocidad de hasta 245 kilómetros sobre hora (Fotos: Vuhl)

El vehículo, además de ser súper ligero -en comparación con el resto de los automotores que actualmente hay en el mercado- tiene la capacidad de acelerar de 0 a 100 kilómetros en tan solo 3.7 segundos, gracias a su motor Ford de 2.0L Turbo con 285 caballos de fuerza, que va montado en posición central.

Estas características del Vuhl 05 son de un auto deportivo para la pista que, sin embargo, la empresa logró homologar para la calle.

Dadas sus virtudes, la compañía decidió numerarlos. El vehículo que lleva el número uno ya fue fabricado en su planta de Querétaro; quedó en resguardo de la misma compañía. El número 2 fue entregado, la semana pasada, a su propietario, quien solicitó que fuera en color negro y con la carrocería 100 por ciento en fibra de carbono.

El automóvil se optimizó en el Reino Unido, los cuerpos de fibra de carbono se fabrican en Canadá y la producción del chasis y el ensamblaje se realiza en Querétaro, México, cuya capacidad de producción es de 60 unidades al año; es decir, 5 por mes.

La planta Vuhl mexicana tiene en sus filas a personal proveniente de Inglaterra (casi 43 por ciento del total) y de otras naciones, que conjuntan su experiencia y capacidad para el armado con la mano de obra mexicana.

Un vehículo de estos tiene un costo en el mercado de 109 mil 900 dólares estadounidenses (2 millones 128 mil 763 pesos mexicanos).

De acuerdo a los planes de la compañía, cuentan con varios pedidos que se entregarán en México este año así como para otros países como Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Bahrain, Omán y Qatar.

Estas unidades se venderán en Europa a un costo de 59 mil 995 libras esterlinas (un millón 484 mil 276 pesos mexicanos)

La planta se instaló en Querétaro con una inversión de 10 millones de dólares y la generación de 45 empleos en una primera etapa, en el Parque Tecnológico de Innovación, ubicado en el municipio de El Marqués (Texto: Redacción / Fotos: Vuhl).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *