Los integrantes de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, que preside Ricardo Monreal, confirmaron el acuerdo unánime, subrayando que el mando del nuevo organismo será civil y que la actuación de las fuerzas armadas tendrá una temporalidad de 5 años.

Va a acusar a los senadores que no voten por su propuesta (Fotos: Senado y Presidencia de la República)

Minutos antes, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, advirtió que  “no vamos a aceptar leyes que no resuelven el problema, no queremos una reedición de la Policía Federal que no funcionó” pues “necesitamos el apoyo del Ejército y la Marina para atender el grave problema de inseguridad y de la violencia. No queremos ser simuladores”, dijo.

Pero además, dijo que de no aprobarse tal como presentó la iniciativa, va a exhibir a los senadores que votaron en contra. “No es amenaza y ni siquiera advertencia, es hablar claro: no aprueban, mañana o pasado yo aquí doy a conocer mi postura sobre el asunto y el porqué de la actuación de los legisladores y fuera máscaras… y voy a tratar de decir: estos votaron a favor y estos en contra”.

Después de varios días de negociación, los coordinadores de todos los grupos parlamentarios en el Senado de la República aprobaron la incorporación de modificaciones a la minuta que se recibió de parte de la Cámara de Diputados.

El dictamen establece que la Guardia Nacional será una institución de seguridad pública de carácter civil, disciplinado y profesional.

La ley determinará la estructura orgánica y de dirección de la Guardia Nacional que estará adscrita a la secretaría del ramo de seguridad pública, que formulará la Estrategia Nacional de Seguridad Pública, los programas, políticas y acciones.

El Ejecutivo Federal designará al titular del órgano de mando superior y a los integrantes de la instancia de coordinación operativa interinstitucional formada por representantes de las secretarías de Seguridad, Defensa Nacional y de Marina.

Durante los 5 años siguientes a la entrada en vigor del Decreto, el Presidente de la República podrá disponer de la Fuerza Armada en tareas de seguridad pública de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria.

En caso de que alguno de los elementos de la Guardia Nacional cometa algún delito, será presentado a la autoridad civil correspondiente. El Senado de la República revisará un informe anual que el Presidente de la República le presente sobre actividades de la Guardia Nacional.

Será de una institución policial, lo que implica que realizará tareas de prevención e investigación de los delitos, siempre bajo el mando del Ministerio Público. Además, tendrá un enfoque de proximidad con la ciudadanía y comunicación con la sociedad.

La Guardia Nacional actuará con pleno respeto a la soberanía de las entidades y los municipios. No sustituye a las policías estatales o municipales. Sólo actuará de manera subsidiaria y en apoyo de éstas, en la medida de sus necesidades (Texto: Redacción / Fotos: Senado de la República y Presidencia de México).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *