Desde hace 2 años el Voluntariado IMSS implementó un programa para elaborar prótesis artesanales de mama, con el objetivo de prevenir dolor en la región cervical y lumbar, al tiempo de mejorar la autoestima y confianza de mujeres que han perdido uno o ambos senos a causa del cáncer,  

La prótesis es cómoda y se ajusta a los requerimientos de cada persona (Fotos: IMSS)

Andrea Luna Delgadillo es una de la 5 mil 500 mujeres que han recibido una prótesis desde la creación de este programa en 2017.

Con 39 años de edad, sintió una inflamación en uno de sus senos. “Me estuve revisando pero pensé: ‘no pasa nada, probablemente es mi niña que me dio una patada y se me inflamó’. Lo dejé pasar un periodo menstrual pero seguía la protuberancia, ya no era normal y fui al médico, hablé con mi doctor quien me mandó estudios, desinflamatorios y una cita para 5 días posteriores”, recordó.

En el Centro Médico Nacional (CMN) de La Raza se le diagnosticó cáncer de mama en estado avanzado, por lo que siguió un protocolo de 16 quimioterapias y mastectomía para retirar el seno que tenía el tumor, a fin de evitar siguiera creciendo y propagara la enfermedad a otras partes del organismo.

“A mí no me hace un seno, yo soy Andrea y soy una persona inteligente, me gusta la vida y dije: ‘si el seno es para que yo siga viviendo, pues que me lo quiten, no va a pasar nada’. Hoy estoy feliz de estar aquí y que me hayan entregado mi prótesis”, dijo. 

Nancy Leticia Vega Cruz, del Voluntariado IMSS, señaló que una mujer que sufre cáncer y es sometida a una mastectomía, sea o no derechohabiente, puede ser beneficiaria de la prótesis con el sólo hecho de acercarse a las oficinas del Voluntariado, que se encuentran ubicadas en el Centro Médico Nacional Siglo XXI.

Son las mujeres y hombres del voluntariado IMSS y personas de la sociedad civil, en muchas ocasiones las propias pacientes beneficiadas y sus familiares, quienes acuden cada 15 días a un taller en el que elaboran las prótesis artesanales -donadas por una empresa de lencería- y semillas de linaza, que son un relleno ideal pues no conservan humedad, son inocuas y no generan fauna nociva, lo que permite su larga duración.

Vega Cruz indicó que las prótesis artesanales tienen un gramaje específico conforme a la talla y necesidades de cada mujer, son cosidas a mano y se empaquetan. “Nueve de cada 10 mujeres que acuden por su prótesis se la llevan puesta; el único requisito es que pase un mes a partir del momento en que finalizaron su tratamiento de quimioterapia o radioterapia” posterior a la mastectomía.

Se le entrega una bolsa rosa, que además de la prótesis artesanal, contiene un gancho para colocar en la puerta con información sobre la autoexploración de mama y, cuando hay disponibilidad, obsequios como cremas y ungüentos, para el mejor su piel.

Como parte del programa “Soy Rosa IMSS”, el Voluntariado efectúa brigadas informativas en hospitales para informar a la población en la prevención del cáncer, la importancia de la autoexploración de mama y los signos de alarma de esta enfermedad.

Las oficinas del Voluntariado IMSS están ubicadas en el CMN Siglo XXI, en Avenida Cuauhtémoc No. 330, colonia Doctores, con atención de Nancy Leticia Vega, de lunes a viernes de 9:00 a 17:00 horas, teléfono 57611670. También a través de las redes sociales se puede informar de la apertura de próximos talleres.

Twiter: @VoluntariadoIMSS – Instagram: Voluntariadoimss  – Facebook: VoluntariadoIMSS (Texto: Redacción / Fotos: IMSS).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *