El 30 de abril de 2015, cuando tenía 10 años, Celia Osmara Cisneros acudió con sus familiares al Hospital General Regional número 1 de Ciudad Obregón, ya que padecía de fiebre constante, dolor de piernas y sangrado que le provocaban moretones.

Personal médico y sus padres se reunieron con ella para celebrar el acontecimiento (Fotos: IMSS)

Tras realizarle diversos estudios, le fue diagnosticada leucemia linfoblástica aguda, un tipo de cáncer en el que la médula ósea produce un exceso de glóbulos blancos y deteriora con rapidez la salud de la persona afectada.

La doctora Lizette Bojórquez Steffany, responsable del área de Oncología Pediátrica del hospital en Ciudad Obregón, explicó que luego de 3 años de terapias, que implicaron el tratamiento con diversos medicamentos intravenosos, intramusculares y orales, el 17 de mayo Celia tocó la “campana de la vida”.

Fueron 120 sesiones de quimioterapia y un estricto tratamiento aplicado una vez por semana durante esos 3 años.

Esta campana se utiliza en hospitales del Seguro Social de distintas entidades y cuando la tocan, simboliza que los pacientes están curados de su enfermedad. También se pretende que sea un llamado de esperanza en niños y adultos que inician tratamiento contra el cáncer, para demostrar que es posible curarse y recobrar una vida normal y sana.

La doctora Bojórquez Steffany indicó que por espacio de 5 años, la paciente continuará bajo el cuidado de médicos especialistas en oncología, cardiología, endocrinología y medicina física y rehabilitación, con el objetivo de vigilar que el tratamiento médico siga teniendo un efecto positivo.

La especialista dijo que cada año se atiende aproximadamente a 30 menores con leucemia linfoblástica en el Hospital General Regional número 1 de Ciudad Obregón, con promedio de sobrevida de 75 por ciento de los casos a 5 años de inicio de tratamiento, a pesar de que muchos llegan al servicio de Oncología con una fase avanzada de la enfermedad.

Omar Cisneros, padre de la menor, recuerda que luego de distintos estudios realizados en el hospital y la consulta con especialistas, se confirmó el diagnóstico de leucemia linfoblástica aguda, por lo que su hija inició tratamiento de inmediato.

Señaló que durante estos 3 años siempre recibieron atención en esta unidad médica y ahora les toca apoyar a otros niños a recuperar su salud. (Texto: Redacción / Fotos: IMSS).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *